Cine y Medioambiente de Manuel Díaz Noda
El proceso de civilización e industrialización de nuestra sociedad ha llevado a la humanidad por un camino escindido de su origen natural. A medida que las ciudades han ido ocupando más espacio en nuestro planeta y hemos ido generando elementos artificiales para suplir lo que nos aporta la naturaleza, la desconexión con el medioambiente ha pasado factura no sólo a nuestro entorno, maltratado por los excesos del ser humano, sino también en las personas, que hemos experimentado esta ruptura a nivel físico, psicológico y emocional. No han sido pocas las voces que han denunciado este conflicto y, a través del arte en general y del cine en particular, se ha intentado concienciar a la humanidad de que un regreso al equilibrio es cada vez más necesario y que la ruptura de esa simbiosis con la naturaleza sólo puede conducir a nuestra propia destrucción y a la del planeta.



El cine documental ha sido el que más ha desarrollado este tipo de mensajes. Cada vez son más los documentalistas que, con su trabajo, buscan mostrar la belleza y la pluralidad de especies que nos acompañan, así como su paulatina desaparición provocada por la injerencia del ser humano en La Tierra. Esto lo podemos apreciar desde los tiempos del pionero Robert Flaherty, quien ya en 1920 expuso la difícil relación entre el hombre y su entorno natural con películas como “Nanuk el Esquimal”, el primer largometraje documental que se distribuyó comercialmente.



A Flaherty le siguieron otros cineastas naturalistas como David Attenbourough, Folco Quilici, Jacques Cousteau, Félix Rodríguez de la Fuente o, más recientemente, Jacques Perrin o Joaquín Gutiérrez Acha, por mencionar a algunos, quienes nos han dejado obras fundamentales como “La Vida en la Tierra”, “La Vida Privada de las Plantas”, "Sexto continente", “El Mundo Submarino de Jacques Cousteau”,“El Hombre y La Tierra”, “Nómadas del Viento” o “Cantábrico”, respectivamente. Hay otros cineastas, como Werner Herzog (con “Aguirre, la cólera de Dios” o “Grizzly Man”), Jean Jacques Annaud (con “El Oso” o “Dos Hermanos”) o James Cameron (“Aliens of the Deep” o “Avatar”), que han llevado su defensa del medioambiente tanto al cine documental como a la ficción; mientras que directores como Akira Kurosawa (con “Dersu Uzala”), Roland Joffé (con “La Misión”), John Boorman (“La Selva Esmeralda”), Robert Redford (tanto en su faceta como actor y como director con “Las Aventuras de Jeremias Johnson” o “Un Lugar Llamado Milagro”), Hayao Miyazaki (con “Ponyo en el Acantilado”) o Terrence Mallick (“El Árbol de la Vida”) suelen tratar de manera habitual la temática ecologista en su cine. A esto se suman estrellas como Leonardo Di Caprio, Robert Redford, Matt Damon, Arnold Schwarzenegger, Angelina Jolie o Daryl Hannah que emplean su fama para difundir el mensaje y presionar a los gobiernos para que corrijan sus políticas medioambientales.



En este camino por la concienciación y el respeto a la Naturaleza, los creadores han buscado también elementos que disminuyan los efectos que el rodaje de estas películas tiene en el medioambiente. Al fin y al cabo, un rodaje en exteriores, con un equipo cinematográfico, deja una huella en el entorno, por lo que los cineastas más concienciados se esmeran en emplear medios que sean consecuentes con el mensaje de sostenibilidad de su cine.
El compromiso por concienciar a la población sobre el camino a seguir para salvar a nuestro planeta y las especies que lo componen son fundamentales y cada vez más extendidos en el mundo del cine, incluso fuera del propio proceso creativo en sí, como demuestra también la proliferación de festivales y muestras centrados en esta temática. No sólo son eventos que dan una mayor visibilidad medioambiental o promueven actividades complementarias y educativas que sirvan para concienciar al público, también sirven como aliciente para seguir promoviendo este tipo de producciones cinematográficas. Algunos ejemplos son el Festival de Cine Medioambiental de Washington, el Festival de Vida Salvaje de Japón, Environmental Film Festival Australia (EFFA), el EKOFILM en República Checa, CinemAmbiente en Italia, FICMA en Barcelona, EcoZine Film Festival en Zaragoza, o FICMEC en Tenerife.
El cine es reflejo de nuestra realidad y por lo tanto debe también hacerse eco de los temas que preocupan y afectan a nuestra sociedad, es por ello que es tan importante y necesario que se sigan promoviendo todos estos aspectos que hemos comentado y que establecen el verdadero vínculo entre el arte y el medioambiente.
Manuel Díaz Noda
Crítico de cine
Coordinador de Fimucinema



El proyecto "La Aventura de Comprender. En busca de Preguntas Imprescindibles" ha sido concebido para cooperar en el logro de una cultura más acorde con el planeta entendiéndola como explicación y sentido de la existencia; como referencia de las posibilidades inteligentes y creativas de acuerdo con la gran cantidad de factores que intervienen en cualquier actividad y, también, atendiendo a la repercusión de nuestras acciones en el conjunto de la Naturaleza, en un intento plausible de superar la cada vez más evidente, enorme y devastadora diferencia que hay entre lo que creemos ser y lo que realmente somos.

Para acceder a "La Aventura de Comprender" pulse aquí o puede hacerlo en el botón que encontrará en la cabecera de esta página.
Con aica.tv queremos contribuir a que nos interesemos en el lenguaje audiovisual y a que se desarrollen contenidos, en este lenguaje, motivados por la aspiración a la excelencia, a la belleza, al bienestar social y a una forma de vivir acorde con la naturaleza de la vida de este Planeta. Así, en aica.tv, nos preguntamos "¿En qué medida podemos perfeccionar el lenguaje audiovisual y sus contenidos para que sean verdaderas aportaciones culturales?".

Para acceder a aica.tv pulse aquí o puede hacerlo en el botón que encontrará en la cabecera de esta página.